home
volver atrás
ex-alumnos Don Bosco

Ex-alumnos de Don Bosco recuerdan viejos tiempos

Los antiguos alumnos de Don Bosco de la promoción de 1966 se reunieron el pasado 15 de noviembre en el propio centro. El acto se convocó ya que hace exactamente 40 años esta promoción entró en Don Bosco. La reunión contó con una muestra de fotografías de la época, un homenaje a los compañeros fallecidos y una comida en Egi Luze.

ex-alumnos Don BoscoComo se había anunciado en distintos medios, los antiguos alumnos de Don Bosco del año 1966 se reunieron el pasado día 11 de noviembre. La reunión tuvo lugar en el propio Colegio. En palabras de Manuel Reboredo, uno de los convocantes, "nos fuimos reuniendo a partir de las 12 del mediodía en la entrada principal, los primeros en llegar mostraban sus nervios y sus dudas en cuanto a si reconocerían a sus antiguos compañeros. Las sonrisas nerviosas dieron paso a los abrazos y un sin fin de recuerdos que se iban asomando a medida que se establecía de nuevo relación tras tan largo periodo de tiempo. 40 años, se escribe con dos simples números, pero cuando llegamos, pantalón corto, años sesenta..... parece mentira que todavía tengamos tan vivos algunos de aquellos recuerdos: nuestros profesores, patios, juegos,..."

"Nos reunimos en la entrada del centro, nos estaba esperando el Vicedirector, Luis Carrasco y el adjunto al Jefe de estudios, Valeriano Pache, con una entrañable sorpresa, Don Javier Candial, antiguo profesor nuestro que también acudió a la cita, a ellos deseamos expresarles nuestro agradecimiento por el trato dispensado. Una vez reunidos pasamos al salón de actos en el que tras una ligera explicación de cómo se había gestado el acto y quiénes fueron sus artífices se tuvo un recuerdo para compañeros fallecidos y se realizó una exposición sobre la actual realidad del centro, para después realizar una visita rápida a las instalaciones del centro."

La idea surge porque "este año se cumplen 40 años de nuestra entrada en el centro, además se produce el luctuoso hecho de la muerte de un compañero. Nos ponemos en contacto dos alumnos que nos vemos a menudo por Rentería, me encargo de conseguir los primeros y escasos datos que aún se conservan en el colegio y fijamos fecha para la reunión un número de contacto para aclaraciones. Tras arduo trabajo de recopilación de datos, se consiguió una lista de unos 100 alumnos, de los cuales no se disponía ninguna forma de contacto, ni teléfono ni dirección, tras buscar en guías e internet, aparecen algunos datos y con ellos se empieza a convocar a la gente.

Una vez reunidos y pasados los primeros nervios pasamos al salón de actos del colegio en donde se agradeció la presencia y se rindió un pequeño homenaje a los compañeros fallecidos, por parte del centro se presentó la actual imagen del centro y su oferta educativa. Uno de los asistentes, Jose Luis Castro, presentó un video-cd con una película de un minuto del Colegio editada el año 1966 varias fotos, cuya proyección fue muy emotiva pues aparecían todas las escenas cotidianas de nuestros días de colegio, clases, juegos en los patios, misas, coro, así como distintas fotos de la época que despertaron numerosos recuerdos. Para finalizar se repartió a los asistentes un recuerdo del acto y se procedió a visitar el colegio. Lo más emotivo, desde la terraza vimos el patio de nuestros recuerdos, donde teníamos que formar en filas para la entrada en clase al menos dos veces al día, ¡como cambian los tiempos!, luego pasamos por los distintos talleres, que ante la sorpresa de muchos estaban totalmente cambiados.

Para terminar con un "lunch" en la biblioteca que sirvió para seguir desgranando recuerdos entre tapita y tapita. Se nos hacía tarde y teníamos que acudir a comer.... Salimos corriendo del centro dando gracias por el trato recibido".

Para finalizar, como cuenta el propio Reboredo, "en la sidrería EGI-LUZE de Rentería, primero un poco de sidra al "chot", directamente de la kupela. Y luego una suculenta comida de la que dimos cuenta mientras seguíamos emocionándonos ante recuerdos que continuaban apareciendo, cada vez más nítidos y con anécdotas de la época. Recogimos fotos de distinta procedencia con la idea de realizar un CD con todas ellas y repartirlo entre los compañeros de clase. Nadie quiere marcharse pero es la hora de recogerse, 40 años nos han creado muchas obligaciones y en la mayoría de los casos las familias esperan; seguro que les contaremos las excelencias del día y los entrañables recuerdos que nos han venido de nuevo a la mente junto con los magníficos momentos vividos. A la hora de marchar recogimos teléfonos, e-mails, y otros datos con la idea de volver a vernos pronto."

Redacción, PasaiaBAI.com
Noviembre 2006
altzanet